La boda de Beatriz e Ivan. 16.sept.2017

Cada novia tiene un estilo único y Beatriz lo ha demostrado en cada detalle de su boda.

La historia de amor de Beatriz e Iván surgió en una peregrinación con enfermos a la Virgen de Lourdes, fue un flechazo y desde ese momento no se han separado. La boda fue en San Fermín de los Navarros, a los 7 meses de relación ya habían pedido fecha, tenían muy claro que querían darse el sí quiero allí. Pasados dos años, finalmente, pudieron conseguir el sueño de sus vidas, convertirse en marido y mujer.

 

 

 

 

 

 

Su vestido de novia, de Matilde Cano, estaba delicadamente adornado con detalles en guipur, encaje y bordados antiguos. Fue amor a primera vista, Beatriz no dudó en desplazarse hasta Córdoba para que nuestras diseñadoras creativas Olga y Marisa G. Cano ultimaran todos los detalles de su vestido que, finalmente, quedó perfecto, realmente era el vestido ideal para ella. Además, lucía un precioso velo de 6 metros bordado en el taller de Artesanía Florencia en Alcalá la Real.

Como joyas tuvo el placer de llevar la tiara familiar del novio, realizada con la pulsera de pedida de su abuela y con dos generaciones de historia. Una tradición preciosa que no quisieron dejar atrás. Acompañando a la tiara, un aderezo antiguo de pendientes, pulsera y anillo de platino y brillantes de su familia.

De la mano de su madre llegó al altar y es que, la pareja decidió que ambas madres iban a ser madrinas. Estas lucieron radiantes, fue algo realmente especial. Al terminar la ceremonia y despertando el sentimiento de todos los invitados, el coro interpretó el himno a la Virgen de Lourdes como sorpresa para Iván.

La celebración fue en la Fincha Las Jarillas, una finca preciosa situada al norte de Madrid, ésta estaba adornada con el más exquisito de los gustos, todo un lujo para los invitados que pudieron disfrutar de un sabroso cóctel y una barra de mojitos.

-Fotos: Click 10 fotografía www.click10.net

 

 

 

Deja un comentario