La boda de Eloísa y Antonio en el castillo de Santa Catalina

“Nos conocimos a través de una amiga común una noche de verano y fue un flechazo a primera vista”.  Así comenzó la historia de amor de Eloísa y Antonio. Al poco tiempo, él lo tenía claro y decidió dar el gran paso. Un amor sencillo y verdadero al que pusieron su broche de oro el pasado mes de mayo. 

Nada más conocer la noticia, Eloísa acudió a Olga y a Marisa, estilistas y directoras creativas de la firma, amigas de toda la vida.  “Tengo tu vestido”, afirmó Olga. 

Matilde Cano siempre es su apuesta segura para sus eventos más especiales y, esta vez, no podía ser menos.

Su segundo flechazo surgió nada más acudir a nuestra tienda y probarse uno de nuestros vestidos de novia. “Conectaron con mi personalidad enseguida”, cuenta Eloísa. 

 

Ella apostó por una pieza única en nuestra colección, un abrigo joya bordado a mano con delicada pedrería. Además, bajo este abrigo incluyó un sencillo y elegante vestido de corte recto anudado en la parte delantera que combinó a la perfección con un elegante mantón de manila de herencia familiar.

 

 

En cuanto a las joyas, Eloísa llevó increíbles piezas de la firma Luque Joyeros, una prestigiosa joyería de la ciudad de Córdoba. Unos pendientes sencillos a la vez que especiales que complementaban a la perfección con su vestido. Eligió como zapatos unas sandalias de tacón de Flordeasaoka , cuyo protagonismo recaía en color dorado que envolvía el tacón. La parte delantera la formaban preciosas tiras en color nude entrelazadas entre sí. 

Marta, amiga que los presentó y principal testigo de su amor, fue elegida madrina de la boda. Apostó para la ocasión por un vestido de Matilde Cano en tono verde esmeralda, fruncido en la parte delantera. Asimismo, sus hijas confiaron también en la firma con dos modelos que se ajustaban a la perfección con el estilo y la edad de cada una de ellas.

Fueron más las invitadas que tampoco pasaron desapercibidas y que también confiaron en Matilde Cano para la ocasión. Coloridos estampados, cortes sencillos y preciosos detalles destacaban entre todos, una apuesta idónea para ser la invitada perfecta.

La celebración tuvo lugar en Hotel Soho Boutique Castillo de Santa Catalina, situado en la ciudad de Málaga. Se trata de uno de los lugares más emblemáticos de la capital de la Costa del Sol, un Palacio de estilo arquitectónico inspirado en el Renacimiento árabe.

Deja un comentario